Extinción de Condominio o División de Cosa Común: Con Acuerdo

 En muchas ocasiones, compramos una vivienda en común con nuestra pareja, familiares, amigos. O heredamos alguna vivienda junto con nuestros hermanos o/y otros, familiares o no.

 Nos vemos entonces como una parte de una comunidad de bienes.

 Qué ocurre cuando alguien ya no quiere seguir formando parte de esa comunidad? En este caso, las partes pueden ponerse de acuerdo o bien acudir a la vía judicial.

 En este artículo, AVF Abogados expertos en Extinción de Condominio en Madrid, Guindalera, le explicamos qué se debe hacer y la repercusión fiscal cuando existe acuerdo entre los copropietarios y acuden a la vía notarial.

 La regulación legal viene fijada en los artículos 400 a 406 del Código Civil. Y cuando se trate de un inmueble (vivienda), es importante tener en cuenta el artículo 1.062 del Código Civil, que establece que

"Cuando una cosa sea indivisible o desmerezca mucho por su división, podrá adjudicarse a uno, a calidad de abonar a los otros el exceso en dinero".

En la extinción, una parte cede a la otra, a cambio de una contraprestación (habitualmente monetaria) su porcentaje de propiedad. Si bien, hay ocasiones en que si la vivienda está hipotecada, esa compensación se lleva a cabo mediante la asunción de la carga hipotecaria íntegra.

 ¿Qué Impuestos hay que pagar cuando se realiza la extinción?

 1) Impuesto de Actos Jurídicos Documentados: Que girará sobre el Valor del piso que conste en la escritura de Extinción del condominio.

En la actualidad, es un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas y cada una establece el tipo, variando entre un 0,5% y un 1%.

              El obligado al pago es el adquirente de la participación transmitida.

               No se tributa por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (6% o 7%), puesto que se entiende que no hay una transmisión patrimonial, como sí sucede en la compraventa a terceros.

 2) Impuesto de Plusvalía Municipal: No se aplica cuota tributaria a la parte transmitente, por lo que no se paga por la Plusvalía Municipal o Impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU).

La razón es que al no considerarse transmisión patrimonial, no se ha producido el hecho imponible previsto en el impuesto. Su tributación queda aplazada a la siguiente transmisión, teniéndose en cuenta en ese momento a todos los efectos la fecha de adquisición original, y sin considerar la extinción de condominio realizada.

 3) IRPF: Tampoco en este caso se produce un incremento o disminución del patrimonio que haya que declarar en Renta.

La Ley del IRPF establece que no existe alteración en la composición del patrimonio en los supuestos de división de la cosa común o en la disolución de comunidades de bienes.

              Estas exenciones impositivas (Transmisiones e IRPF), sólo operan cuando se percibe el importe en que se ha valorado la participación cedida. Pero sí se recibe más de ese importe, el exceso sí habrá que declararlo y tributar por el mismo.


En AVF Abogados especialistas en extinción de condominio en Ventas, gestionamos su divisiónd de cosa común. Nos encargamos de tramitar la escritura y de realizar las gestiones impositivas necesarias, así como la inscripción en el Registro de la Propiedad.